¿Cuáles son las características de economía social de mercado?

La economía social de mercado explicada de forma sencilla

El sistema económico más seguido en el mundo moderno, el capitalismo, permite a los individuos ser propietarios de las industrias que producen y distribuyen los bienes y servicios que requiere la población. Los trabajadores, a su vez, aportan sus habilidades a cambio de dinero para comprar su parte de esos bienes y servicios.

El socialismo, el principal sistema económico alternativo que ha surgido en los tiempos modernos, exige que los medios de producción, distribución e intercambio sean propiedad de la comunidad en su conjunto y estén regulados por ella. En la práctica, eso significa que son propiedad y están regulados por el gobierno.

Una característica destacada de la economía socialista es que los bienes y servicios se producen en función del valor de uso. Este valor de uso está sujeto a las necesidades de la sociedad, lo que impide la subproducción y la sobreproducción.

Esto es completamente diferente del sistema económico capitalista común, en el que los bienes y servicios se producen para generar beneficios y acumular capital, en lugar de basarse en su uso y valor.

Política económica socialista

Desde la Segunda Guerra Mundial, Alemania ha servido de ancla económica de Europa y ha conseguido capear las tormentas mundiales y regionales mejor que la mayoría de los demás países. La razón no es que haya tenido suerte, sino que se ha mantenido comprometida con un enfoque político probado y anclado en la economía clásica.

Lee más  ¿Qué impuestos paga una empresa en España 2020?

¿Cómo debe cerrarse la brecha entre el crecimiento real y el necesario? ¿Deben las economías desarrolladas seguir centrándose en la gestión keynesiana de la demanda, arriesgándose así a acumular más deuda? ¿O deberíamos pasar a un enfoque a más largo plazo, basado en normas, que ancle las expectativas y genere confianza, aunque sea a costa de cierta discrecionalidad política?

Estas cuestiones se han vuelto urgentes y, sin embargo, no se están abordando con franqueza. A lo largo de la pandemia, el consenso ha sido que los gobiernos deben intervenir para impulsar la demanda agregada mediante estímulos de política fiscal y monetaria. Sin embargo, mientras que una respuesta decisiva a la crisis era claramente necesaria para evitar una espiral de muerte económica la pasada primavera, se ha prestado escasa atención a los escollos de la gestión de la demanda, desde las implicaciones de los déficits gubernamentales masivos hasta el potencial de una nueva inflación, la pérdida de confianza de las empresas y las futuras políticas fiscales.

Ejemplos de economía social de mercado

Kimberly Amadeo es una experta en economía e inversión en Estados Unidos y el mundo, con más de 20 años de experiencia en análisis económico y estrategia empresarial. Es la presidenta del sitio web económico World Money Watch. Como escritora de The Balance, Kimberly ofrece una visión del estado de la economía actual, así como de los acontecimientos pasados que han tenido un impacto duradero.

Thomas J. Brock es CFA y CPA con más de 20 años de experiencia en diversas áreas, como la inversión, la gestión de carteras de seguros, las finanzas y la contabilidad, el asesoramiento sobre inversiones personales y planificación financiera, y el desarrollo de materiales educativos sobre seguros de vida y rentas vitalicias.

Lee más  ¿Cómo puedo deshacerme de uñas acciones?

Aaron Johnson es investigador y analista de datos cualitativos/medios de comunicación con más de cinco años de experiencia en la obtención, el análisis y la comunicación de datos a diversas audiencias. Obtuvo un máster en Antropología Social en la Universidad de Edimburgo, una de las 20 mejores del mundo, donde se centró en el estudio de los medios de comunicación emergentes.

Ventajas e inconvenientes de la economía social de mercado

El término economía social de mercado indica la estructura económica china, caracterizada por un sistema mixto que presenta los rasgos típicos tanto de la economía de mercado como de la economía de planificación. En este tipo de sistema, el autoritarismo político, debido al régimen socialista de 1949, coincide con una economía de mercado desarrollada por el proceso de reforma de los años ochenta. La similitud puede identificarse especialmente en el gradualismo con el que China ha comenzado a reestructurar un sistema de tipo económico marxista según las reglas del mercado. Este gradualismo ha sido, sin duda, un factor esencial para lograr algún tipo de éxito como consecuencia de estas reformas, pero también ha provocado algunos factores de inestabilidad. Por ejemplo, ha creado un sistema en el que coexisten simultáneamente empresas privadas y públicas, precios de mercado y precios de planificación, protección de la propiedad privada e ideología comunista, competencia e intervención estatal.

Este concepto se institucionalizó con la introducción de cambios constitucionales y así, la economía de mercado socialista se convirtió en el término oficial para definir el actual sistema económico y social chino.