¿Cómo era la ciencia en la Nueva España?

Acceso a la tecnología en España

La mayoría de los debates sobre los aspectos científicos de la Ilustración (el movimiento del siglo XVIII que enfatiza la razón) están dominados por figuras como Newton, Lavoisier y Linneo, científicos que cambiaron el mundo y que trabajaron desde centros como Londres, París y Estocolmo. Sin embargo, se escuchan con menos frecuencia nombres como Caldas, Alzate y Cámara, hombres que actualizaron los aspectos experimentales y filosóficos de la Ilustración en todo el Atlántico ibérico. Aunque estos hombres y otros realizaron impresionantes avances en la historia natural, no puede decirse que tuvieran un impacto comparable al de algunos de sus contemporáneos europeos en el conocimiento mundial. Sin embargo, ésta no era su intención. Los científicos latinoamericanos de la segunda mitad del siglo XVIII emplearon la racionalidad de la Ilustración con fines decidida e intencionadamente locales. Mientras que Newton y otros cambiaron la forma en que la humanidad entiende el universo, los científicos latinoamericanos estudiaron y emplearon las artes útiles para mejorar la vida en su patria.

La tecnología en España 2020

Los sectores tecnológicos españoles han avanzado de forma espectacular en las últimas décadas. En la medicina personalizada y la historia clínica electrónica, en la desalinización, en las energías renovables y en muchas otras áreas, las empresas españolas han acumulado experiencia en casa que han llevado al extranjero con gran éxito.

En el sector del transporte, España ha construido una notable red de líneas ferroviarias de alta velocidad, que se extienden por todo el país y unen los principales centros económicos. Este logro ha convertido al ferrocarril español en una verdadera inspiración. Aquí en Estados Unidos, el Presidente Obama presentó el éxito ferroviario de España como un modelo cuando detalló los objetivos de la administración para nuestro propio sistema ferroviario.

Lee más  ¿Cuál es la diferencia entre política y gobierno?

El sistema sanitario español ha gastado sistemáticamente menos en porcentaje del PIB que otros países industrializados, mientras que sus ciudadanos han disfrutado de lo que la Organización Mundial de la Salud considera uno de los mejores sistemas sanitarios. Esto se ha conseguido en gran medida gracias a los esfuerzos y éxitos de las empresas españolas.

Datos tecnológicos de España

Aunque los españoles son conocidos en todo el mundo por sus famosos actores, cantantes, pintores y deportistas, lo que la mayoría de la gente no sabe es que los inventores españoles idearon muchos de los objetos cotidianos que utilizamos hoy en día.

Probablemente usted tenga en el armario de su cocina uno de los inventos más famosos: la fregona. La fregona fue diseñada por el inventor español Manuel Corominas, un ingeniero del Ejército del Aire que se inspiró en un viaje a Estados Unidos en los años 50 para diseñar un aparato que le ayudara en las tareas del hogar. Había observado cómo los americanos lavaban el suelo con un trapo plano que posteriormente se escurría a través de unos rodillos en un cubo.

Otros inventos españoles de utilidad cotidiana son la primera versión moderna de la grapadora (Juan Solozabal y Juan Olive), el primer sacapuntas mecánico (Ignacio Urresti), la guitarra clásica y los cigarrillos envasados, entre otros muchos.

Entre los inventos españoles también se encuentran los artículos de carácter lúdico. En la década de 1880 comenzaron a aparecer en España algunas de las primeras versiones del futbolín (foosball), aunque la versión actual se atribuye a un inglés. Otro famoso invento español es el favorito de los niños: la piruleta. La primera piruleta fue creada por Enric Bernat en 1958.    En 1912 Leonardo Torres y Quevedo inventó el primer juego de ordenador de la historia: El Ajedrista, un juego de ajedrez robótico y autónomo. Al mismo inventor español se le atribuye la creación de la primera calculadora digital y del mando a distancia por radio.

Lee más  ¿Cómo funciona Noruega?

Ciencia y tecnología en España

De izquierda a derecha, el Telescopio Herschel, el Abierto de Holanda, el Telescopio Meridiano Carlsberg, el Telescopio Solar Sueco, el Telescopio Isaac Newton (segundo a la derecha) y el Telescopio Jacobus Kapteyn (más a la derecha), en el Observatorio del Roque de los Muchachos, Isla de la Palma, Instituto de Astrofísica de Canarias.

La presencia de la ciencia y la tecnología en España se remonta a la prehistoria. Se trata de dar cuenta, en primer lugar, del desarrollo histórico de estos campos de estudio y, en segundo lugar, de describir el marco institucional y normativo actual para continuar este desarrollo en el futuro.

Dada la ausencia de fuentes escritas, se ha intentado reconstruir aspectos del pensamiento precientífico y pretecnológico a través del análisis e interpretación del arte paleolítico -del que la península ibérica posee ejemplos de excepcional valor-, del estudio de las técnicas de trabajo de la piedra y de las reconstrucciones anatómicas. James Frazer, en La rama dorada, propuso similitudes entre la función de la ciencia y la de la magia en las culturas primitivas y en la «mente primitiva»[3]. Más recientemente, André Leroi-Gourhan estudió el tema desde una perspectiva estructuralista. La identificación de las «fases» por las que ha pasado el pensamiento humano al interpretar la naturaleza tiene su origen en el positivismo de Auguste Comte: estado teológico o ficticio; estado metafísico o abstracto; y estado científico o positivista. Se han propuesto muchos otros términos: pensamiento mágico, pensamiento prefilosófico, pensamiento mitopoético[4] y otros.