¿Cuándo se debe de utilizar la política fiscal restrictiva?

Política fiscal expansiva

En el momento en que un banco central empieza a comprar deuda pública emitida por su propio gobierno, esta deuda pierde su importancia (De Grauwe, 2021). La razón es sencilla. Un banco central suele ser propiedad de su gobierno. En el momento en que el banco central se convierte en propietario de la deuda de su gobierno, éste pagará los intereses y el rescate al banco central. Esto se sumará a sus beneficios, que normalmente se distribuyen a su accionista más importante, es decir, el gobierno. En consecuencia, esta parte del servicio de la deuda pública se convierte en una transferencia de dinero dentro del sector público. Lo que ilustra el duro hecho de que la deuda pública adquirida por el banco central ya no es una carga para el presupuesto público. Por supuesto, el supuesto implícito aquí es que los bancos centrales no tienen la intención de revender la deuda adquirida al mercado y, también importante, reinvierten el dinero que reciben cuando el gobierno redime su deuda.

Esta no es una idea nueva, es material básico de libro de texto de pregrado (Boonstra & Van Goor, 2021). Los bancos centrales tienen un poder ilimitado para crear dinero utilizando la clásica imprenta o sus equivalentes modernos[1] Si este poder se utiliza para financiar el gasto público, se denomina financiación monetaria. Este poder tiene también un lado peligroso, ya que un uso ilimitado de la imprenta para la financiación del gasto público puede llevar a una inflación demasiado alta o, en casos extremos, a la hiperinflación. Sin duda, las hiperinflaciones son fenómenos muy raros, pero algunas de ellas han provocado graves trastornos económicos y sociales. Y la mayoría de ellas, si no todas, empezaron con una financiación monetaria del gasto público que finalmente se les fue de las manos. Por eso la financiación monetaria está explícitamente prohibida en el artículo 123 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)[2].

Lee más  ¿Qué significa política de apaciguamiento?

Política fiscal

Kimberly Amadeo es una experta en economía e inversión en Estados Unidos y el mundo, con más de 20 años de experiencia en análisis económico y estrategia empresarial. Es la presidenta de la web económica World Money Watch. Como escritora de The Balance, Kimberly ofrece una visión del estado de la economía actual, así como de los acontecimientos pasados que han tenido un impacto duradero.

Hans Jasperson tiene más de una década de experiencia en la investigación de políticas públicas, con énfasis en el desarrollo de la fuerza laboral, la educación y la justicia económica. Sus investigaciones han sido compartidas con miembros del Congreso de Estados Unidos, agencias federales y responsables políticos de varios estados.

La política monetaria restrictiva es la forma en que los bancos centrales frenan el crecimiento económico. Se llama restrictiva porque los bancos restringen la liquidez. Reduce la cantidad de dinero y crédito que los bancos pueden prestar. Reduce la oferta de dinero encareciendo los préstamos, las tarjetas de crédito y las hipotecas. Eso constriñe la demanda, lo que frena el crecimiento económico y la inflación. La política monetaria restrictiva también se conoce como política monetaria contractiva.

Consecuencias de la política fiscal

Las políticas fiscales tienen un impacto significativo en el crecimiento económico, la estabilidad macroeconómica y la inflación. Los aspectos clave a este respecto son el nivel y la composición de los gastos e ingresos públicos, los déficits presupuestarios y la deuda pública. La disciplina fiscal

La disciplina fiscal es un elemento fundamental de la estabilidad macroeconómica. La necesidad de disciplina fiscal es aún mayor en una unión monetaria, como la zona del euro, formada por Estados soberanos que conservan la responsabilidad de sus políticas fiscales. En ella

Lee más  ¿Dónde queda Noruega y qué idioma hablan?

Además, el pacto fiscal (como parte del Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria) prevé la aplicación de una norma de equilibrio presupuestario a nivel nacional y un mayor fortalecimiento de

La regla básica de la política presupuestaria consagrada en el Tratado es que los Estados miembros deben evitar déficits públicos excesivos. El cumplimiento de esta norma se examinará sobre la base de valores de referencia para el déficit público (3%)

En particular, sólo un exceso excepcional y temporal del déficit sobre el valor de referencia puede quedar exento de ser considerado excesivo, y sólo si se mantiene cerca del valor de referencia.

Política monetaria contractiva

La política fiscal se refiere al uso de las políticas de gasto e impuestos del gobierno para influir en las condiciones económicas, especialmente las macroeconómicas, incluyendo la demanda agregada de bienes y servicios, el empleo, la inflación y el crecimiento económico.

La política fiscal se basa en gran medida en las ideas del economista británico John Maynard Keynes (1883-1946), quien sostenía que las recesiones económicas se debían a una deficiencia en los componentes del gasto de los consumidores y de la inversión empresarial de la demanda agregada. Keynes creía que los gobiernos podían estabilizar el ciclo económico y regular la producción económica ajustando el gasto y las políticas fiscales para compensar las carencias del sector privado.

Sus teorías se desarrollaron en respuesta a la Gran Depresión, que desafiaba los supuestos de la economía clásica de que las oscilaciones económicas se autocorregían. Las ideas de Keynes fueron muy influyentes y condujeron al New Deal en Estados Unidos, que supuso un gasto masivo en proyectos de obras públicas y programas de bienestar social.

Lee más  ¿Cómo funciona la brujula politica?

En la economía keynesiana, la demanda agregada o el gasto es lo que impulsa el rendimiento y el crecimiento de la economía. La demanda agregada se compone del gasto de los consumidores, el gasto de inversión de las empresas, el gasto neto del gobierno y las exportaciones netas. Según los economistas keynesianos, los componentes del sector privado de la demanda agregada son demasiado variables y dependen demasiado de factores psicológicos y emocionales para mantener un crecimiento sostenido de la economía.