¿Que se entiende por política energética?

Ley de política energética de 2005

La energía es un término amplio que abarca una serie de combustibles y usos finales diferentes. La electricidad, la calefacción y los combustibles para el transporte son formas de energía que se utilizan en todos los sectores de la economía británica, incluidos los sectores doméstico, empresarial e industrial. Para producir la energía que se consume en el Reino Unido se utilizan diferentes combustibles y tecnologías, tanto de producción nacional como de importación.

La electricidad representa una proporción relativamente pequeña del consumo energético del Reino Unido. Sin embargo, la evolución de las tecnologías que producen la electricidad en el Reino Unido, y la importancia de la electricidad para el futuro del sector energético británico, han hecho que la electricidad sea a menudo el centro de atención de la política. Por ello, los documentos de la Biblioteca sobre política energética, resumidos en este documento, se centran a menudo en la política relacionada con la electricidad.

La política energética en el Reino Unido es responsabilidad del Departamento de Empresas, Energía y Estrategia Industrial (BEIS). Aunque existen numerosos reguladores para partes específicas del sector energético, gran parte del mercado energético está regulado por Ofgem.

Política medioambiental

Los gobiernos estatales y locales pueden aplicar políticas y programas de generación distribuida para ayudar a superar las barreras de mercado y normativas que impiden su implantación. Algunos ejemplos son los programas comunitarios de energías renovables, las opciones de propiedad de terceros y los procesos de interconexión, entre otros. Más información sobre políticas y programas de generación distribuida.

Lee más  ¿Qué características debe tener una política de calidad?

Los gobiernos estatales y locales pueden apoyar la reducción del uso del petróleo aplicando políticas y programas que promuevan el uso de vehículos avanzados y combustibles alternativos. Algunos ejemplos son la calidad del aire y las emisiones, las normas sobre combustibles renovables y las formas de reducir los kilómetros recorridos por los vehículos. Más información sobre políticas y programas de transporte.

Historia de la política energética

La política energética en Estados Unidos implica acciones gubernamentales federales, estatales y locales relacionadas con la producción, distribución y consumo de diferentes fuentes de energía, incluyendo combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural, así como fuentes de energía renovables como la solar, la eólica, la nuclear y la hidroeléctrica[1].

Las políticas energéticas se promulgan y aplican a nivel local, estatal y federal a través de la legislación y la reglamentación. Dada la multiplicidad de responsables políticos en todos los niveles de gobierno en Estados Unidos, la política energética es complicada y está interconectada. Por ello, la política energética cuenta con varias partes interesadas, como los ciudadanos, los funcionarios estatales y federales elegidos, los organismos gubernamentales, los grupos de interés nacionales y estatales, las empresas y los grupos de reflexión[1].

Hay varios factores que pueden afectar a la viabilidad de las políticas energéticas, como la disponibilidad de recursos energéticos, la geografía, el coste de la extracción de ciertas formas de energía, la demanda de los consumidores, el impacto potencial sobre el medio ambiente, etc.

Fuentes de energía en la India

Se espera que la demanda mundial de petróleo siga siendo saludable durante los próximos años, especialmente en los países en desarrollo de Asia y África. Aunque actualmente sufre una desaceleración debido a la guerra comercial entre EE.UU. y China y al aumento de la innovación tecnológica en materia de renovables, no se puede descartar sin más el petróleo ni ningún otro combustible convencional como el carbón o el gas, ya que forma parte integral de la nueva combinación energética de muchos países (tanto en desarrollo como desarrollados) incluso hoy en día.

Lee más  ¿Qué tipo de política es la política regional?

Sin embargo, la nueva combinación energética, de la época actual, pone en primer plano el viejo dilema de la gestión de los recursos naturales. Es comprensible que en este contexto exista un conflicto entre las preocupaciones políticas y sociales y, más concretamente, los intereses económicos y medioambientales. La opción de exportar frente a la de satisfacer las necesidades internas es una elección fundamental a la que se enfrentan los Estados-nación y, por lo tanto, es aquí donde una política energética sirve de instrumento adecuado para gestionar los recursos energéticos y su importación-exportación y demanda-suministro.

China es un ejemplo de ello. Líder en tecnología renovable, el gigante asiático sigue exportando su carbón y se dedica a la diplomacia de los oleoductos más allá de sus fronteras. Mientras China hace más ecológica su economía con vehículos eléctricos y otros medios renovables, en otros lugares el país invierte en proyectos de carbón y gas natural. Está claro que el país ha conseguido elaborar y aplicar una política energética que se ajusta a sus necesidades. Por lo tanto, una aplicación eficaz de la política energética es fundamental más allá de la política sobre el papel.